THE LAME TONES

The Lame Tones fué un accidente, una de esas cosas que de ser película automáticamente pasarían a ser calificadas como Serie B. Todo comenzó una idílica tarde de verano cuando el Lametón mayor tuvo una contracción (gramatical) en la tercera planta del Corte inglés de Málaga City (todos sabemos que plantas es esa ¿verdad?) , el mequetrefe mientras se le ausentaba el espíritu tuvo una extraña visión
 donde aparecía Lemmy de los Motorhead conduciendo el vespino rosa de la Barbie. Esto no hubiera tenido mayor importancia si no fuera porque al día siguiente mientras permanecía ingresado en observación al recuperar la conciencia y ver a diversos individuos enchufados al suero comprobara con estupor que todos tenían la cara de Johnny Thunder , en éste punto su presencia de espíritu volvió a partir hacia donde vete tu a saber. Mientras tanto no muy lejos de allí el lametón de las greñas color diamante trabajaba en las reparaciones de su aeroplano del 67 , un artefacto que usaba al estilo de Han Solo viajando a épocas pretéritas (Hace falta valor…) , antes de que un agujero de gusano le dañara parte del fuselaje éste Lametón tuvo tiempo de recopilar una serie de absurdos objetos sónicos, cedeses de plata con las músicas de los mundos de yupi , sonidos que te dejaban colgado de un arco iris en blanco y negro ; otros soportes algo mas grandes e hijos bastardos del oro negro que reproducían fielmente las ensoñaciones de Hendrix , Brian Jones o Cramps y en ocasiones a José Vélez .;No olvidemos al astuto y fiel escudero Wookie cuya destreza a la hora de pulsar cuerdas de los tendederos transversales que van de las orbitas de Syd Barret hasta las cuencas resecas y olor a naftalina de John Entwistle le hacían el felpudo mas cotizado en las tabernas sónicas de la vía láctea. El Lametón mayor tras salir del edificio blanco y ataviado con los despojos de un Bowie de acento alemán sorprendió a un individuo que tomaba prestado un hidropedal en los aledaños de su hogar, éste al verle se hizo el sueco, se transformo en batería de uranio y zurdo cosa que hizo que inmediatamente fuera reclutado para el clan. Apenas han pasado unos meses y estos cuatro prendas y sus pedales se han convertido en un combo de macarras cuya única pretensión es la de incordiar a todo aquel que se le ponga a tiro. The lame tones no entienden de sutilezas , son cuatro taras que vienen de un lugar al que ni tu ni yo seremos capaces de llegar jamás – a n
o ser que ellos te den la llave – pero para eso , amigo, hace falta entrar en ese torbellino sónico que los vecinos lláman Ruido.





No hay comentarios:

Publicar un comentario